jueves, 31 de mayo de 2012

Mensaje de Yemanya


Canalizado 2012 por Bernardette Tristan

Quiero compartir el mensaje que recibir de Yemanya (Diosa del Agua) el cual fue otorgado dentro de de una práctica espiritual de 40 días durante los cuales, durante 1 hora diaria realice un ritual de meditación y mantras dedicados a la sanación de las aguas de nuestro planeta.

La visión que recibí  fue de una gran ola de tonalidad obscura que arrastraba e inundaba  a su paso, en ese momento el nombre de Yemanya  surgió en el aire, al nombrarla me deposito (literalmente junto con otros seres cercanos a mi) en una playa donde ya habían otros seres en espera, entre los cuales recuerdo vívidamente la cara de una joven que con alegría me ofrecía junto con mi familia un hogar donde estar, diciéndome que había muchos, en ese momento vi la desolación de casas vacías.  En ese momento entendí que el mundo había sufrido,  está en cambio.

Ante ese pensamiento el mar se levanto nuevamente, una ola enorme ante la cual me incline y ofrende mi sangre, si encontré algo con lo que hice una incisión en mi mano y junto a mi encontré una fruto blanco (la forma era como un bulbo, una cebolla) que de igual forma ofrende, ante esto el agua cedió y camina hacia donde los demás habían corrido buscando refugio, en el camino me encontré con un mujer de edad avanzada  que no detuvo su camino solo al estar frente a mi me dijo, “hija del agua” y ambas continuamos el camino.

Al llegar a la orilla opuesta de este mar, la ola se levanto con mayor furia,  la gente ahora no tenía a donde correr y solo pensé en acercarme al agua, inclinarme ante ella,  sentí el mar llegando a mis manos y mis rodillas sin tener claro que mas hacer, escuche su voz, suave y diáfana,  no había temor, me mostro que había que sumergirse en sus aguas, entregarse a ella, para nuestro cuidado y mejor bien estar.  Pidió que nos infusionaramos en ella, vi muchas mujeres entrando en sus aguas con sus hijas (vi mayormente mujeres, pero había hombres haciendo lo mismo).

Luego como en un túnel donde solo estaba ella y yo me enseño que las aguas tienen que cambiar, con su mano movía los ríos y los océanos en una imagen del planeta, como un rompecabezas,  sintió mi preocupación porque sentí su compasión y continuo moviendo el agua y cuando acabo de moverla pude distinguir la cara de una Diosa (la tierra) sonriendo nuevamente!  Pregunte, muchos se perderán!!  Me contesto muchos se re-encontraran, otro no.  A pesar del sentimiento de pérdida que ambas sentimos,  regrese a la playa donde todo comenzó, sabiendo que las aguas están sanando, que la labor  de Yemanya es balance universal y que es el momento de conectarnos con ella, de ir a los ríos y a los mares y entregarnos a su abrazo, para fluir con ella en este cambio.

Es tiempo de que las fogatas que anuncian el despertar de los elementos en nuestra dimensión sean encendidas, sembremos sin miedo, para no enfermar nuestros cuerpos y nuestras almas.

Durante los siguientes 40 días llevaré a cabo una práctica espiritual enfocada en la conexión y sanación de la Tierra, como planeta y como elemento, reconectando la red que une a Yemanya con Gaia y conmigo.  Quienes gusten realizar la práctica,  estaré describiendo los pasos a seguir, tal y como lo hice con la práctica de Yemanya en la página 8inanna de facebook.  

Que las Bendiciones fluyan en cada momento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada